“Las mujeres marchan: 8m”

Elías Ubeda Greig, psicólogo Clínico y Forense

      Las mujeres nos muestran otro paisaje, donde la pasión se vuelca a las calles, un eco de la especie. Salen a reclamar sus derechos, a romper los mitos, a derramar el arte por las calles donde marchan. Los árboles, edificios, se abren a su paso, pero mejor aun las consciencias. Es el mar rojo que se abre, para que los pueblos se miren distinto, se reconozcan a través de los símbolos de la igualdad.

Ninguna lucha es contra el hombre sino contra el asesino, el guanaco que escupe fragmentos, que hace daño, que da cuenta de nuestra más desnuda debilidad.

Las mujeres salen a la calle, gritan, se llenan de arrebatos, porque están cansadas del naufragio, de ser golpeadas por lo que dañinamente tildamos de amor.

Las marchas dejaron hace tiempo los uniformes, las botas, los tambores, para ser expresión del pueblo, hoy un pueblo femenino que revienta nuestras cabezas para hacer brotar una nueva semilla. Entonces, estamos invitados a reconstruir el árbol del encéfalo, a sumarnos a esta causa que es de todos y todas, a una nueva causa por la paz.

El dolor y la felicidad son dos caras de un mismo espejo, la Divina Comedia, la promesa del jardín de la felicidad. Ha de cumplirse para todos y todas sin distinción de género, edades o color de piel; pero el grito y la marcha de las mujeres se transforma en un pájaro que sale volando desde la boca y que con un nuevo canto nos dice que soñamos mal, que la realidad que construimos era aún más imperfecta.

Por eso los hombres tenemos el deber de sumarnos, entendiendo que este combate no es contra nadie, donde no cabe la palabra odio ni venganza, hacer de esta voz su propia voz, para la hora en que hacemos el pan, besamos a nuestros hijos o soñamos. Entonces, la sociedad perfecta que no existe se nos aproxima, despunta en el oriente un caminar distinto donde seamos capaces de tomarnos las manos, de recitarnos un poema al oído, donde podamos escucharnos.

Hoy las profetas avizoran el nuevo amor para todos, sacerdotisas, sabias, profundas y absolutas. Porque esto no es de un solo hombre, de una sola mujer, sino de todos los humanos.

En estas líneas nos sentimos invitados a renovar los abrazos, a partir nuestras mentes como una fruta que cae, a ser la manzana de Newton, a dejarnos sorprender por nuestras sobrevivientes que todo lo revuelven para reinventar la igualdad social y del amor.

Corporación Origen

corporacionorigen3@gmail.com

Mantente en contacto:

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White Google+ Icon

© 2017 por LUM.