“A propósito del Cólera”

Freddy González Meza; Nutricionista UDA 

    Septiembre de 2018: 

   

    El viernes 24 de agosto de 2018, el Ministerio de Salud (Minsal) comunicó al país la aparición de un brote de Cólera, específicamente en la ciudad de Santiago. Inicialmente se detectó la enfermedad en tres pacientes que fueron inmediatamente hospitalizados y a otras cuatro personas que fueron sometidas a estudio. Con el transcurso de los días, el número de infectados alcanzó a diez personas confirmadas ya otras siete en estudio, todos de nacionalidad chilena.
La definición epidemiológica de brote es la aparición repentina de una enfermedad producida por una infección en un lugar específico que puede ser un pueblo, ciudad o bien, a un área geográfica determinada. El brote puede derivar en una epidemia que puede afectar a una región en un país cualquiera o a un grupo de países. Cuando la epidemia abarca a varios continentes se habla de una pandemia o epidemia de carácter global.
El Cólera es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria llamada Vibrio cholerae. La enfermedad o patología se transmite a través de la ingesta de alimentos o agua contaminada y también a través de las heces de una persona que esté infectada con la bacteria.
Los síntomas de la enfermedad son el dolor abdominal que se produce por la irritación de la mucosa del tracto digestivo y por supuesto diarrea acuosa, con un número de deposiciones que alcanza a 30 ó 40 en el lapso de un día. También se presenta vómito con lo que la deshidratación de los pacientes es muy rápida. Debido al cuadro de síntomas reseñado, el paciente se siente decaído, con frío, calambres musculares, pulso débil, baja de la presión arterial y como se ha dicho, una fuerte deshidratación.
Dependiendo de la cepa con la cual se ha contagiado el paciente, será la gravedad del caso. El Minsal señaló que, en el caso del brote detectado, se trataría del Vibrio cholerae no toxigénico, una cepa que debe ser tratada con rapidez pero que no produciría los cuadros más graves de Cólera.
Hoy, estamos a una semana del comienzo de las Fiestas Patrias y que particularmente este año, tendrá varios días festivos, que en algunos casos se pueden extender a nueve días si se contabilizan los días sábado 15 y domingo 16, además de los días jueves 20, viernes 21, sábado 22 y domingo 23 de septiembre. Como es tradicional, gran cantidad de ciudadanos se desplaza a lo largo y ancho de nuestro país a fin de pasar las fiestas con sus grupos familiares o de amigos. Como es usual, la celebración patria se caracteriza por la preparación de asados, empanadas, fierritos, cazuelas y el consumo de grandes cantidades de bebestibles como vino, chicha, cervezas y otros licores, tanto a nivel familiar en casas como en las tradicionales ramadas, a la que los ciudadanos concurren a hacer gala de sus dotes del baile nacional.
En estas fiestas, se deberá tener mucho cuidado en dónde y cómo se ingieren alimentos. Se debe preferir aquellos establecimientos comerciales que hayan sido visitados y autorizados por la autoridad sanitaria con sus equipos de fiscalizadores, ya que cualquier descuido puede traer aparejado la aparición de nuevos brotes de Cólera y de otras enfermedades de carácter gastro intestinal.
Este año sin duda la prevención y la fiscalización profunda y masiva de la autoridad sanitaria será la que evitará que muchos ciudadanos contraigan el Cólera y otrasenfermedades que afectan el aparato digestivo. La fiscalización de la autoridad sanitaria no sólo deberá ser en las fondas y establecimientos en que se expendan alimentos preparados, sino que también deberá abarcar las ferias libres, en las cuales algunos comerciantes transgreden normas básicas de salubridad o bien, las normativas dispuestas por la autoridad sanitaria para el funcionamiento de este tipo de comercio se han relajado. Este fin de semana recién pasado, en nuestra ciudad se pudo apreciar en la feria ubicada en la población “Pedro León Gallo”, como algunos comerciantes ofrecían a la ciudadanía repollos, coliflores y brócolis que estaban directamente en contacto con el piso, sin siquiera existir entre estos alimentos un cartón, plástico u otro material aislante. También se apreció la misma anómala situación con el expendio de papás y hortalizas.
El ciudadano común deberá tener presente que la prevención en “la madre de todas las batallas” que evitará que su núcleo familiar contraiga Cólera u otras enfermedades, para lo cual se aconseja tomar en cuenta las siguientes medidas:

Mantener cocinas y baños perfectamente aseados; lavarse muy bien las manos con agua y jabón, sobre todo al preparar y manipular alimentos, antes de comer y después de ir al baño o bien, cambiar pañales a los lactantes; el consumo de agua deberá ser potable, si no es posible se debe hervir a lo menos por unos tres minutos, dejar enfriar y almacenarla en recipientes limpios e higienizados; mantener los alimentos refrigerados y por supuesto los refrigeradores deberán estar muy limpios; los mesones y cubiertas donde se preparan alimentos deberán estar limpios y desinfectados; los alimentos deben ingerirse bien cocidos, especialmente las carnes, pollos, huevos, pescados y mariscos; manipular por separado los alimentos crudos como carnes, pescados, mariscos y aquellos vegetales que crecen a ras del suelo; no consumir mayonesa casera; comprar y consumir alimentos en recintos autorizados por la autoridad sanitaria de cada Secretaría Regional Ministerial (Seremi); consumir cocidas las verduras, frutas y hortalizas que crecen a ras del suelo y mantener los alimentos a temperatura seguras, alimentos refrigerados a menos de 5 grados Celsius y los platos calientes a más de 65 grados Celsius.